• Domingo, 24 de Septiembre de 2017
  • Actualizado 03:16

La explanada de Juan XXIII, ¿para bañistas o porteadores?

Según hemos podido comprobar en estas últimas semanas, la carencia de ideas de la que hacen gala las autoridades políticas responsables de solucionar el caótico asunto fronterizo, es ya absoluta y abrumadora, pues con ellas, no solo no palian el asunto sino que consiguen agravarlo cada vez más.

La última de las brillantes ideas, consiste en derivar los vehículos que colapsan la N-352, más conocida como "carretera nueva" hacia la explanada que existe frente a la barriada de Juan XXIII, junto a la playa del "Chorrillo", sin pensar que con tal medida desmontan de un plumazo, un proyecto que han querido convertir en emblema de nuestro turismo, caso del de los Salazones de Ceuta, proyecto turístico-comercial que incluso querían desarrollarlo este año con la instalación de casetas de madera, mucho más vistosas, precisamente en la explanada que ahora saturan.

Pero no solo eso, la playa del chorrillo es un punto emblemático para los ceutíes y los que nos visitan en el verano, recibiendo miles de visitas durante la temporada de baño. Mucho han mejorado las inmediaciones de esta zona en estos años, y esa explanada ha sido el punto de referencia de los bañistas a la hora de estacionar sus vehículos con los que se desplazaban hasta la zona. De modo que con la decisión ubicar ahí lo vehículos destinados al porteo con el fin de descongestionar la carretera de acceso a la frontera, además de no conseguir su propósito, están haciendo un daño considerable a otros sectores económicos, que si que reportan beneficios a Ceuta, poniéndose de paso en jaque el bienestar de los ceutíes, que son al fin y al cabo los que están pagando los platos rotos de todo este desastre.

Esto es consecuencia, como queda demostrado a diario, de la más absoluta incapacidad política, tanto de la Ciudad como de la Delegación del Gobierno, más empeñados en echarse las culpas del caos generado, que en buscar verdaderas soluciones que pongan fin a este caos, que amenaza en estas fechas y una vez se inicie la operación paso del estrecho, con convertir Ceuta en una ciudad totalmente colapsada. Todo es un despropósito que afecta incluso a nuestra dignidad, como ha ocurrido con el caso de los vehículos patera, donde se ha pasado de querer exigirle todo tipo de documentación, a la bajada de pantalones más absoluta, al desistir en pedirles nada, a ver si de ese modo Marruecos agilizaba el tránsito en su zona fronteriza.

La solución ya la hemos señalado en más de una ocasión, los polígonos "comerciales" deben ser cerrados, acabar con las naves consigna, reubicar aquellas que cumplan con los requisitos establecidos y estén al día de sus obligaciones tributarias, y sobre todo valorar que tipo de relaciones comerciales debemos y podemos tener con Marruecos. Por muchas vueltas que quieran darle al asunto, no existe otra solución al problema, todo lo contrario, los paños calientes lo único que hacen es agravar la situación hasta límites insospechados.

Como ya he apuntado el momento culminante a toda esta situación será sin duda el de la Operación Paso del Estrecho (OPE), en la que estoy por desgracia convencido que toda Ceuta estará colapsada, a no ser que en Algeciras se ponga un cartel donde se anuncie que solo se venderán billetes de viernes a domingo, que es el espacio temporal que nuestros vecinos marroquíes nos dejan para poder administrar algo de todo este asunto, ya que el resto de la semana, la sartén la tienen por el mango todas esas mafias que, en realidad son las que gestionan este caos con el que hacen y deshacen a su antojo.

Está claro que es necesario poner fin a este mal llamado "comercio atípico" y sin más dilación, dejando de amagar con el cierre de las naves que están fuera de la ley y actuando con decisión en este asunto de los polígonos, ya verán como la mitad de los problemas que tenemos, por lo menos una de parte de los que actualmente aquejan a nuestra frontera, pasan a ser historia.