• Jueves, 23 de Noviembre de 2017
  • Actualizado 16:02

EL CAOS FRONTERIZO OBLIGA A LA POLICÍA LOCAL A ABANDONAR LOS SERVICIOS EN ALGUNOS COLEGIOS PÚBLICOS.

Algunos colegios públicos quedan desamparados ante el caos fronterizo

Algunos colegios públicos quedan desatendidos debido a que la Policía Local tiene que asegurar el tráfico en la N-352. CSIF exige que se retome el servicio de los colegios.

La Sección de Administración Local de CSIF de Ceuta ha denunciado la incapacidad por parte de la Delegación de Gobierno de gestionar el tráfico rodado y de los vehículos-patera, provocando de esta manera que los responsables políticos locales ordenen servicios a los agentes de la Policía Local que no son de su competencia, como gestionar el tráfico en la N-352. Esta situación ha tenido como consecuencia la retirada de algunos de los servicios que practican diariamente en los colegios públicos, tanto a la entrada como a la salida de los mismos.

Dicho servicio, totalmente irremplazable, vela por la seguridad de los menores ordenando el tráfico rodado y asegurando la integridad de dichos menores en nuestra ciudad. El tráfico de vehículos que transitan por las calles donde se encuentran los centros educativos es tan abrumador, en ciertos casos, que sin la presencia de los agentes podría provocarse “una situación de difícil solución y reparación”, explican desde el sindicato. “La actuación de los agentes de la local ordenando el tráfico en la Carretera Nacional 352, además de no ser de su competencia, castigan a padres e hijos menores desde 3 años, a pagar las consecuencias de cubrir las incompetencias de políticos de otras administraciones”, asegura CSIF.

Desde la Sección Local de CSIF se ha denunciado también el trato inhumano que se está dando a los usuarios que transitan por dicha carretera, tanto residentes como extranjeros que pasan por la ciudad con destino al país vecino. Estos usuarios se ven obligados a estar todo el día al sol con peligro de sufrir deshidratación, con el agravante de que además pueden ser objeto de robos y amenazas, tal y como se ha podido comprobar recientemente en los medios de comunicación.