• Martes, 12 de Diciembre de 2017
  • Actualizado 13:26

EL COLEGIO DE MÉDICOS EXPRESA SU AGRADECIMIENTO Y FELICITACIÓN AL MIEMBRO DE SEGURIDAD PRIVADA QUE EVITÓ QUE LA AGRESIÓN.

La doctora amenazada a punta de navaja fue por negarse a prescribir a un paciente psicotrópicos

Desgraciadamente esta agresión ni es la primera ni será la última, destacándose en el último año, un preocupante repunte de este tipo de violencia contra el personal sanitario en Ceuta.

El Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Ceuta manifiesta su absoluta repulsa ante la amenaza con arma blanca sufrida ayer por una doctora del Centro de Salud del Tarajal, por su negativa a prescribir a un paciente psicótropos. Hechos que pudieron terminar en tragedia, pero que afortunadamente se evitó por  la intervención del personal de seguridad.

A este Colegio, han llegado numerosas denuncias de colegiados expresando su malestar y temor por ejercer en estas circunstancias y reclamando un incremento de las medidas de prevención para poder desempeñar su labor de atención a los pacientes en condiciones de seguridad. Las agresiones al personal sanitario menoscaban gravemente un pilar fundamental de nuestro estado del bienestar como es la sanidad pública, y afecta  a sus profesionales ocasionándoles angustia, miedo, frustración y estrés laboral, lo que les dificulta enormemente su labor asistencial. 

Desgraciadamente esta agresión ni es la primera ni será la última, destacándose en el último año, un preocupante repunte de este tipo de violencia contra el personal sanitario en nuestra ciudad. Las agresiones físicas, las verbales y los ataques en redes sociales, generan una situación insostenible e insoportable para el personal sanitario. Desde la corporación médica se insta a las autoridades competentes para la adopción de medidas eficaces que ayuden a  prevenir y evitar esta lacra, para beneficio de la calidad asistencial en Ceuta, recordando el artículo 550 del Código Penal que tipifica el delito de atentado contra la autoridad, aquel cometido contra funcionarios sanitarios en el ejercicio de sus funciones o con ocasión de ellas, y que puede acarrear penas de prisión de dos a cuatro años. Además confía en que este tipo de violencia contra el personal dedicado a cuidar de nuestra salud, se castigue con condenas ejemplarizantes.

Finalmente este Colegio de Médicos quiere transmitir con firmeza su apoyo y solidaridad con la doctora agredida y todo el personal sanitario víctimas de agresiones. Igualmente desea expresar su agradecimiento y felicitación al miembro de seguridad privada, que evitó que la agresión a la facultativa pudiera haber tenido consecuencias fatales